domingo, 23 de junio de 2013

Bombones A la hora del té

Mi marido se ha ido el fin de semana. No, por trabajo no. ¡Qué va! Se ha ido con sus amigotes a celebrar que muchos de ellos entran este año en la cuarentena (madre mía, noto cómo se va acercando peligrosamente... ¡¡que la paren, por favor!!) y para sentirse jóvenes y activos (jaja) se han ido a pasar el finde a la playa. Ya veremos qué despojos nos regresan... Se creen que los años no dejan huella... No quiero imaginármelos... Bueno, qué demonios, sí quiero, ¡es una risa! Un grupete de cuarentones casi todos, portándose como adolescentes... Para partirse. Tengo curiosidad por saber a qué "altas" horas de la noche se acuestan... ¡Soy malaaaaa!


A lo que voy. Todo un finde con los niños para mí.

Al principio me dio un poco de vértigo. Estoy acostumbrada a compartirlos con mi marido, entrar, salir, ir a un sitio, ir a otro... Pero, ¿sola?

Y, bonita sorpresa. Ya es domingo por la tarde y me está cundiendo y me lo estoy pasandooo ¡pipa!

Nos ha dado tiempo a ir a la fiesta de fin de curso del cole, y mira que me resistía a ir... Pero lo pasamos genial.

Nos ha dado tiempo a hacer un puzzle. Pero de los chungos. No porque tenga muchas piezas. Que no tiene muchas. Pero es que el dibujo es uno de esos de ¡¡busca a Wally!!! No sé cuánto tiempo hemos estado mi grande y yo haciendo el puzzle y chocando cada vez que colocábamos una pieza. ¡Moooola!

Nos ha dado tiempo a bajar a la pisci. A bañarnos. A que mis tres cogieran todo tipo de bichos asquerosos en el jardín (parece que ya les ha quedado claro que a casa NO suben...)


Y, por supuesto, me está dando tiempo a hornear galletitas. ¡Qué bien huele la cocina! ¡Y qué calor hace, jolines! (No todo puede ser perfecto J)

Y mientras el horno trabaja y trabaja, aquí estoy, haciendo mis paraditas para apostar a las canicas con mi mediano. Tooodo lo que he aprendido. Entendedme. Soy niña chica. Solo tengo una hermana. No he tenido primos cercanos... Vamos, que el mundo de las canicas es un gran desconocido para mí. He aprendido que hay canicas "españolas", pero que no valen mucho, que hay "bolones", que al apostar, si no doy a la canica directamente pero sí de rebote puedo volver a tirar...

¡La pera! Eso sí, empecé con cinco canicas que mis hijos me habían donado generosamente y ya solo tengo una, snif, snif.

Y ahora estoy en un receso. Dejando que se enfríe la última tanda de galletas. Escuchando música...

¡¡¡¡No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas!!!!

 
No os voy a enseñar las galletas que estoy haciendo porque no están todavía presentables.

Os quiero enseñar unos bombones que son unos bombocitos de bonitos.

Además, en honor a mi blog.

Motivo: A la hora del té.

¿No son una monada de bombones?

Aunque os voy a contar un secretito. ¡Hasta que no se acabe el verano no vuelvo a hacer bombones! Tan bonitos que salen y en dos minutos ya te pringan los dedos L




5 comentarios:

  1. Caray! pues si que te ha cundido el tiempo, a veces no esta nada mal desconectar un poco, así se hace mas llevadero, a la próxima organizar una salida de chicas.
    Los bombones son una monada y seguro que para chuparse los dedos,y, nunca mejor dicho porque ahora se derriten enseguida.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Son preciosos!!besos
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Y como has hecho esa maravilla de bombones??? Con el corazon diferente al resto. Me encanta como cuidas los detalles y con que mimo y cuidado haces las cosas.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu blog, por eso he pensado en el para otorgarle un premio, espero que te haga ilusión. Puedes pasar a recogerlo cuando quieras. http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/2013/07/premios.html

    ResponderEliminar
  5. Una auténtica monada!!!
    Un beso
    Paloma
    www.chocolatmalaga.blogspot.com

    ResponderEliminar