sábado, 2 de febrero de 2013

La receta de la Red Velvet... ¡por fin!

Hace ya varias semanas os enseñé la tarta Red Velvet y os dije que si queríais la receta, os la traería. Y, como alguno de vosotros os habéis interesado... ¡pues aquí está!
 
Como comprobaréis por las fotos, esta de aquí es una distinta.
 
Sí. La he vuelto a hacer. Es una delicia y os puedo asegurar que triunfa ^_^
 
Ya os dije que aprendí a hacer esta tarta en Rincón Goloso (una tiendita-taller genial de Madrid) de la mano de Luis Olmedo. Os recomiendo que os deis un paseo por su blog, My European Cakes. Lo ha iniciado hace poco y está volcando en él toda su sabiduría, que, creedme, es mucha.

Ingredientes
 
Bizcocho (dos moldes de 18 cm o uno de 24cm)
 
  115 g mantequilla en pomada
♥   300 g azúcar
   2 huevos L
   1 cucharadita de esencia de vainilla
   ½ cucharadita de sal
   15 g cacao en polvo tipo Valor
   Buttermilk: receta casera: 240 ml leche entera del tiempo y 15 ml (una cucharada) de limón
   1/2 cucharadita de colorante Extra Red de Sugarflair en gel
   250 g harina
   1 cucharadita de bicarbonato + 2 cucharaditas de vinagre blanco de vino

 
Relleno y cobertura
 
  500 g queso Mascarpone
   100 g azúcar glas
   100 g queso blanco tipo Philadelphia
   400 ml nata para montar de 35%



Elaboración
 
Bizcocho  (dos moldes de 18 cm)
 
Para que no se nos olvide: precalentamos el horno a 165º.
 
Iniciamos el cremado mezclando con varilla, por este orden, la mantequilla en pomada, el azúcar hasta conseguir una pasta cremosa. Seguimos incorporando los huevos, la esencia de vainilla, la sal y el cacao.
 
Engrasamos los moldes que vayamos a utilizar con mantequilla. Como este bizcocho es muy pegajoso, forramos los moldes con papel de hornear, que se quedará bien pegadito tanto a los bordes como a las paredes gracias a la mantequilla.
 
Ahora preparamos el buttermilk. Para ello echamos en la leche (que estará a temperatura ambiente) el zumo del medio limón. Así la leche espesará un poco y quedará con consistencia de yogur líquido.
 
Echamos la 1/2 cucharadita de colorante Extra Red de Sugarflair al buttermilk.
 
Añadimos el buttermilk coloreado a la masa.
 
Incorporamos la harina tamizada a la mezcla con movimientos envolventes suaves y no mucho tiempo. Lo justo para conseguir que se integre.


Para la elaboración de este bizcocho no se utiliza levadura química para impulsarlo y lograr que suba. Para ello, en su lugar, se emplea una mezcla de vinagre con bicarbonato. Esto tiene su explicación química que Luis explica genial en su blog. Pasaos por él y aprenderéis el por qué.
 
Es importantísimo ahora ser RÁPIDO, así que echamos el bicarbonato sobre la masa y acto seguido el vinagre (reaccionará haciendo burbujitas) y, para que no pierda las propiedades, removemos rápidamente para integrarlo.
 
Repartimos la masa entre los dos moldes procurando ser lo más equitativo posible (si hace falta, pesáis la masa y lo hacéis al gramo, pero no os olvidéis que hay que ser rápido para que no pierda las propiedades el bicarbonato).
 
Y, al horno precalentado a 165º unos 50 o 55 minutos. (Colocamos la bandeja a una altura media con calor por arriba y abajo).
 
Una vez horneado, dejamos enfriar sobre una rejilla.
 
Cuando esté frío, lo envolvemos en papel film y lo reservamos en la nevera unas horas o la noche entera, como mejor os organicéis.
 
Relleno y cobertura

Llegado el momento, nos ponemos con el relleno y cobertura de la tarta. 
 
Mezclamos bien todos los ingredientes, incorporándolos en el orden en el que los he escrito, con el robot con la varilla un buen rato. Irá espesando y haciéndose cremoso. Con estas proporciones, obtendremos un frosting nada dulce ni empalagoso.


Montaje de la tarta

Sacamos los bizcochos de la nevera y con ayuda de una lira (o en su defecto, de un buen y afilado cuchillo) dejamos lisita la parte superior y cortamos los dos moldes por la mitad. Obtenemos así cuatro trozos de bizcocho.

¡Ahora empieza lo divertido!

Si tenemos plato giratorio, colocamos la base donde irá la tarta y sobre ella el primer trozo de bizcocho y ¡cubrimos de relleno! Con ayuda de una espátula angular, nivelamos.

Seguimos colocamos base de bizcocho – crema – bizcocho – crema… Así hasta terminar.

Cubrimos bien de crema los laterales de la tarta y lo dejamos todo lisito.

Y ya toca decorar. Al gusto. Imaginación al poder…


Aunque la receta ha quedado un poco larga, no es nada difícil. De verdad. ¡Y es un éxito seguro! Si os atrevéis, ¡contádmelo!

17 comentarios:

  1. Eva, hace tiempo que tengo ganas de hacer esta receta. Te puedes creer que nunca la he probado, ni en tarta ni en cupcake.

    Me la apunto para ponerme con ella. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo puedo creer!! Tienes que hacerla. Está espectacular!! Y con esas manos que tienes seguro que sale genial :-)
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Mira que la veo una y otra vez, Eva, y le tengo unas ganas, pero no sé porqué aún no la preparado nunca. Habrá que ponerle remedio.
    Te quedó de escándalo y vaya pedazo fresón, que le has plantado.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, ponte a ello porque es una tarta súper agradecida. Triunfa seguro!!

      Eliminar
  3. Me encantan las tartas de red velvet!!!!
    Te quedó fantástica con tantos pisos y con la crema mascarpone mmmm...
    y el corte es fabuloso
    Un besazo!!!
    merengue y frambuesa

    ResponderEliminar
  4. Estás hecha una artistaza! Qué pinta, no me quiero ni imaginar lo rica que debía estar... María ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario María ;-)
      La verdad es que estaba impresionante...
      Un besazo.

      Eliminar
  5. Yo ya no se que decir pues te lo han dicho todo, eres una artista, niña vales mucho.

    ResponderEliminar
  6. Pues ya te contaré si me atrevo...q profesionalidad!
    Está para pegarle un mordicazo, q pinta!
    N.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué buena pinta tiene!, de buena gana me comía ahora mismo un trozo. Es la primera vez que te comento y me ha encantado esta tarta. Me llevo un trocito y, a cambio, te dejo un premio para ti en mi blog. Pásate a recogerlo cuando quieras. El enlace es
    http://araekitchen.blogspot.com.es/2013/02/dos-nuevos-premios.html
    Me quedo por aquí como seguidora, ahora voy a echar un ojo al resto de las recetas que tienes publicadas, para que se me siga haciendo la boca agua. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión!! Mil gracias!! Me emociona que te hayas fijado en mi blog y que le hayas concedido un premio ^_^
      Yo también soy seguidora tuya :-)
      Un besazo.

      Eliminar
  8. Hola, me ha gustado mucho tu blog, es muy bonito, me hecho seguidora de el, aquí te mando mi blog por si quieres pasarte y hacerte miembro. Gracias http://miriam844.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por pasarte por mi blog y por comentar! ^^ Me alegro muchísimo de que te gustase mi idea y de que vayas a ponerla en práctica. A diferencia de a tí, a mi la repostería (y la cocina en general) no se me da demasiado bien, así que tengo que recurrir a esas pequeñas cosillas ;) Un besito!

    ResponderEliminar
  10. Hello Dear :) .
    Great blog. Interesting post.
    Have a nice weekend.
    Welcome to my blog.
    http://photographyismyexistence.blogspot.com/

    Like me on Facebook. I will be extremely grateful.
    https://www.facebook.com/pages/In-another-light/413836138693856

    ResponderEliminar